El nuevo Ranking FIFA, explicado
Foto: Unos suben, otros bajan.

El nuevo Ranking FIFA, explicado


Finalmente, el misterio se resolvió y después de haberse saltado la publicación de julio (en esta nota analizamos las posibles razones) FIFA publicó el nuevo Ranking utilizando la nueva fórmula que había anunciado poco antes del Mundial. Vamos a analizarlo paso a paso.


Como explicamos en la nota anterior, los puntos del sistema anterior no parecían compatibles con el nuevo, por lo que el primer cambio que hizo FIFA fue adaptar los puntos del Ranking de junio pero respetando las posiciones de los equipos. Para ello, decidieron dar al primer lugar 1600 puntos y a partir de ahí restar cuatro puntos al equipo siguiente. Así, los primeros 20 lugares quedaron de la siguiente manera:




Nota: Tanto Dinamarca como Inglaterra aparecen como el lugar 12 porque tenían los mismos puntos en el formato anterior y eso se respetó en la conversión. El siguiente en la lista, Uruguay, ocupa el lugar 13.


Una vez que se adaptó la tabla, se aplica la nueva fórmula, la cual es una variación del Sistema de puntuación Elo, que es utilizado en muchos deportes. La fórmula es:




Donde "Puntos anteriores" se refiere a los puntos antes del juego, "I" es la importancia del partido, "R" es el resultado obtenido y "Re" es el resultado esperado. 


La importancia del juego (I) se obtiene directamente de esta lista: 




Dependiendo del resultado (R), se otorgan los siguientes puntos: 1 punto por victoria, 0.5 por empate y 0 por derrota, y en caso de que el partido se defina por penales, se darán 0.75 puntos al ganador y 0.5 al perdedor.


La gran novedad y el aspecto más interesante de la nueva fórmula es la inclusión del “Resultado esperado”, un factor que toma en cuenta el nivel de los equipos que se van a enfrentar para determinar un “ganador esperado” y se calcula con la siguiente fórmula:




Donde dp es la diferencia de puntos entre ambos equipos. Este factor tendrá un valor entre 0 (derrota esperada) y 1 (victoria victoria esperada), y entre mayor sea la diferencia de puntos entre los equipos, mayor será la expectativa de victoria a favor del equipo superior. Por el contrario, una diferencia pequeña indica que los equipos tienen una fuerza similar y el resultado esperado será un empate, como lo indica la siguiente tabla:




Una vez que se conocen los tres factores I, Re y R, se pueden calcular los puntos obtenidos tras cada partido y en este sistema, el ganador toma los puntos del perdedor. Utilicemos como ejemplo los partidos de México en el Mundial.  


En el primer juego ante Alemania, México dio la sorpresa y venció a uno de los favoritos. Con ese triunfo, México sumó 28 puntos para subir de 1546 a 1574, mismos que se le restaron a Alemania, quienes bajaron de 1601 a 1573.  




Luego vino el juego ante Corea del Sur, donde se esperaba una victoria de México al tener más puntos que los asiáticos. Al ser un equipo superior y darse el resultado esperado, la ganancia de puntos fue menor que ante Alemania. Esta vez, sólo de 15.



Finalmente, en el último juego ante Suecia, se esperaba una victoria de México (58% vs 42%) y no conseguirla le costó bastantes puntos, echando por la borda lo obtenido ante Alemania.




FIFA decidió que las derrotas en partidos de eliminación directa no se tomarán en cuenta para el Ranking, por lo que el juego de octavos de final ante Brasil no representa pérdida de puntos para México. Sin embargo, Brasil sí sumó puntos.


Como vemos en estos ejemplos, el equipo superior sumará pocos puntos en caso de ganar el juego, ya que el concepto de este sistema es “El equipo A más fuerte que el equipo B, por lo tanto, se espera que A gane, y de hacerlo, su ganancia será poca porque se está cumpliendo el resultado que se esperaba”. Por otro lado, cuando un equipo inferior vence a uno superior el resultado se vuelve más valioso, por lo que el sistema otorgará una gran recompensa cuando el equipo inferior da la sorpresa. 


En este sistema, la única manera de que el favorito (es decir, Re > 50), sume puntos es ganando el partido ya que si miramos la fórmula, Puntos = I*(R – Re), si el resultado real es menor que el resultado esperado, entonces los puntos obtenidos serán negativos, es decir, habrá pérdida.


Para ejemplificar esto, tomemos el próximo partido de México, que será en la Fecha FIFA de septiembre ante Uruguay. Los charrúas están por encima de México, por lo que son favoritos y su expectativa de victoria es de 0.56 contra 0.44 de México. Como una victoria representa 1 punto, el empate 0.50 y la derrota 0, la única forma de que Uruguay sume puntos en ese partido es ganándolo. Por su parte, México puede sumar puntos ya sea con un empate o una victoria debido a que su resultado esperado (0.44) está por debajo del valor del empate (0.50).



Al ser México un equipo menos fuerte que Uruguay, un triunfo del Tri tendría más peso que uno de La Celeste.


Finalmente, aplicando estas fórmulas, así queda el Ranking de agosto con el nuevo sistema:




El nuevo sistema resuelve algunos de los problemas y críticas que se producían con el formato anterior, entre ellos:


Se ha eliminado el factor del peso de la confederación (aquí explicamos cómo se calcula), que hacía que sumar puntos y escalar posiciones fuera más difícil para todos aquéllos fuera de Europa y Sudamérica. De eso hablamos en esta nota.


Los partidos amistosos tienen un valor menor y por lo tanto no tendrán un gran impacto, lo que evitará que los equipos deliberadamente dejen de jugar amistosos para mejorar su posición, cómo lo hizo Polonia para ser cabeza de serie en el Mundial, explicado en esta nota. Esta decisión es buena ya que en un amistoso el resultado no importa tanto, sino que se busca medir fuerzas y probar jugadores, formaciones y estrategias. Así, los equipos no se verán una reducción significativa en sus puntos al experimentar en estos partidos, pues un amistoso provocará un intercambio de puntos mínimo.


La nueva fórmula en principio luce correcta, pero en el Sistema Elo, se necesita jugar aproximadamente 30 partidos para que un equipo se coloque en el lugar que le corresponde de acuerdo a su nivel, por lo que por ahora las posiciones deben tomarse como provisionales.