La crónica del Portugal vs España, el primer gran partido de la Copa del Mundo.
Foto: Cristiano, la figura del juego

La crónica del Portugal vs España, el primer gran partido de la Copa del Mundo.


El Portugal vs España lucía como uno de los partidos más esperados de la primera ronda del Mundial y no defraudó.


España, ahora dirigida por Fernando Hierro, salió al campo con De Gea; delante de él una línea de cuatro formada por Alba, Ramos, Piqué y Nacho, quien fue titular ya que Carvajal no está recuperado al cien. En medio campo, Busquets y Koke y más adelante un tridente formado por Iniesta por izquierda, Isco por el centro y Silva por derecha; en punta estaba Costa.


Por su parte, Fernando Santos puso a Rui Patricio en la portería; línea de cuatro con Cédric, Pepe, Fonte y Guerreiro. En medio campo estaban Moutinho y Carvalho por el centro, Fernandes y Bernardo Silva más abiertos y adelante Cristiano Ronaldo y Guedes.


Apenas al minuto 2, Cristiano entró al área, hizo una bicicleta y fue tocado por Nacho. El árbitro marcó penal y el mismo Cristiano abrió el marcador. A partir de ese momento, el partido tomó el rumbo esperado:  España teniendo el control del balón y Portugal esperando.




Fieles a su estilo, los españoles circulaban el balón buscando crear huecos mientras concentraban por la banda izquierda a Alba, Isco e Iniesta. Esto creaba un desbalance que era aprovechado con cambios de juego donde Silva y Nacho recibían con espacio del lado derecho. Al estar congestionada esa banda del campo, Portugal comenzaba a atacar por el otro lado. Cristiano se movía entre el centro y su banda izquierda apoyado por Guerreiro para atacar por ahí.


Los laterales españoles jugaban demasiado adelantados, lo que hacía que Busquets tuviera que retrasar su posición para colocarse entre Piqué y Ramos armando una línea de tres. El problema es que Portugal aprovechaba el espacio y la falta de velocidad de los centrales españoles para hacer daño en el contragolpe. Los lusos armaron dos contragolpes que no pudieron concretar.


A pesar de jugar a lo España, España encontró el empate por otros medios. Al minuto 20', un pase frontal largo de Busquets encontró a Costa, quien recibió de espaldas, ganó el balón a base de fuerza y después hizo dos recortes con los que dejó fuera de la jugada a Fonte y Cédric para definir abajo con potencia. Golazo.


Al 25', Isco tiró y el balón picó en la línea. Los españoles pedían que se revisara la jugada pero la tecnología de la línea de gol confirmó que balón no entró. 


Al 43', Cédric mandó un balón a a las afueras del área que recibió Guedes, quien se la dejó a Cristiano. El 7 tiró y vino la pifia: el tiro iba raso justo a donde estaba De Gea, pero el arquero no pudo controlar y se le fue de las manos, permitiendo el segundo gol portugués.


Para el segundo tiempo, Busquets dejó de jugar muy profundo y se le vio más conectado con los mediocampistas que con los defensas. Así, España comenzó a generar más juego y encontró el empate en una jugada a balón parado. Silva puso un centro a segundo poste que fue recentrado por Busquets y llegó Costa para anotar su segundo gol del partido.




Apenas tres minutos después, Nacho se encontró un rebote fuera del área. Le pegó como venía y le dio un efecto al balón que hizo que fuera imposible detenerlo. Es desde ya uno de los mejores goles del torneo.




Iniesta salió de la cancha para dejar su lugar a Thiago. Con esto, España tuvo más movilidad en el medio campo. Luego salió Costa por Aspas, con lo que sacrificaron peso. Portugal contestó con la entrada de Quaresma por Silva y Joao Mario por Fernandes para intentar empatar el partido.


España parecía llevarse el triunfo, al 88' cometió una falta en las afueras del área. Como no podía ser otro, Cristiano Ronaldo tomó el balón, lo acomodó y con un gran toque puso la redonda por encima de la barrera, imposible para De Gea.




España y Portugal repartieron puntos en un partido que tuvo de todo. La Copa del Mundo nos regaló su primer gran partido y ojalá haya más.


Con imágenes de FIFA.com